• General Search
  • Empresas
  • Ofertas
  • Blogs

Turismo Bélico en el Oriente de Asturias

El Oriente de Asturias conforma en toda su extensión un escenario bélico único. Multitud de restos de la época de la Guerra Civil se diseminan por toda la Comarca. Trincheras y parapetos mezclados con pozos de tiradores. Casamatas y nidos de ametralladoras. Siniestros refugios artificiales de hormigón y cuevas naturales que servían como refugio. Incluso restos de las que fueran pistas de aterrizaje o aeródromos.

Vestigios de una Guerra entre hermanos. La memoria impresa en un conjunto de fortificaciones, sitios y escenarios de lo que fue llamado el Frente Oriental. Restos de la línea de defensa que el ejercito republicano dispuso para intentar impedir el avance las tropas nacionales desde Cantabria.

Un itinerario que se expande desde el Río Deva, frontera natural de Asturias con Cantabria hasta Cangas de Onís. Recorriendo como escenarios principales, las Sierras de El Mazucu y Benzúa, la costa y sus pueblos próximos y  la línea o corredor del Sella.

Aquí citamos una pequeña parte de los que son. De los que se conocen. La mayor parte de estos restos permanecen olvidados y escondidos. Todos ellos aletargados en el tiempo. La mayoría en un pésimo estado de conservación. Enterrados, comidos por el bardo y la cotoya. Sin que nadie les preste atención. Un abandono que no merecen. Aunque también, como los del Concejo de Colunga, rescatados del olvido, puestos en valor y acompañados de carteles explicativos.

Relatamos a continuación nuestra selección, no sin antes advertir de lo dificultoso que puede ser descubrirlos debido a su abandono.

Refugio de Infiesto.

En la entrada sureste desde la N-634 junto al Palacio de Orrín. Construido por presos nacionales de Infiesto. Primero fue cuartel general del batallón comunista 234, más conocido como Somoza por el nombre de su comandante. Se trata de un refugio antiaéreo formado por un cubo de hormigón de considerables proporciones.

Refugio de Colunga El Cuetín.

1936/1937. En el centro de Colunga, frente al parque. Excavado en roca.  Se trata de un pequeño túnel con forma de curva. Debió jugar un papel importante frente a los bombardeos de la aviación alemana (Legión Cóndor) cuyo objetivo era el  cercano aeródromo de Sales.

Trincheras de El Robledal.

Se accede desde Vega de los Caseros, frente al Parador de Cangas de Onís. Una vez en la localidad se toma la primera calle / carretera a la derecha hasta el final de las casas. Cuando la calle se convierte camino de tierra y se bifurca a la altura de una especie de establo, tomamos el camino de la derecha. Al llegar al primer prado a la derecha, debemos saltar desde el camino y buscar la línea de trincheras y un pozo de tirador que se encuentran justo por encima de la carretera que conduce a Cangas. También se puede acceder subiendo el prado desde la pequeña área recreativa que se encuentra al borde de la carretera frente al Parador de Villanueva.

Trincheras del Bosque la Pontiga.

Entre Vega de los Caseros y Sobrepiedra. Siguiendo el camino de tierra desde Vega de los Caseros hacia Sobrepiedra. A la altura de un repetidor eléctrico, nos introducimos a nuestra derecha en el bosque de robles que se encuentra por encima de la carretera.   Allí descubriremos galerías protegidas por la roca y trincheras excavadas entre los árboles.

Trincheras, parapetos y pozos de tirador en la Sierra del Benzúa.

Acceso desde el Collado del Torno. Carretera de Nueva a Corao. En el Collado caminamos en ascenso hasta el Cuetón, identificable por el repetidor que corona el cerro. Desde aquí, cresteando por la cumbrera hasta el Pico Benzúa, se encuentran, en la cara sur, parapetos, pozos de tirador y trincheras.

Trincheras de Playa de la Isla en Colunga.

Se sitúan frente al mar, en el extremo occidental de la Playa. Construidas en forma radial, tipo erizo. Con aproximadamente un metro de profundidad , alguna de ellas acaban en forma de “T”. Pozos de tiradores donde se apostaban de una a dos tiradores. Nunca entraron en combate. El frente Nacional atravesó Colunga por tierra desde El Fito. No llegándose a producir ningún ataque por mar. Hoy, al igual que el Refugio del Cuetín,  y gracias a un proyecto del Ayuntamiento de Colunga , se pueden visitar. Existiendo además paneles informativos que nos hablan de los hechos acontecidos y de la dura vida en las trincheras.

Aeródromo de Sales en Colunga.

Campo de aviación perteneciente al ejercito republicano.  Se encuentra en Sales a dos kilómetros de Colunga. Conserva en estado ruinoso, dependencias administrativas, oficinas y talleres. Todas ellas dispuestas en dos edificios de una sola planta. También conserva una antigua plataforma de hormigón donde probablemente estuvo instalada una batería de artillería antiaérea. A la llegada, se observa perfectamente el prado extenso y llano que sirviera como pista de aterriza.

Aeródromo de Cué en Llanes.

Hoy es el Campo de Golf de Llanes. Utilizado por la aviación republicana hasta que fue tomado por las tropas nacionales. Después usado por los Messermitchs y Henkel de la Legión Cóndor Alemana, fundamentales en la Batalla del Mazucu. Activo hasta 1963, hoy sólo conserva restos del edificio de control.

Pista de aterrizaje en Llamigu, Concejo de Llanes.

Proyectada por el bando republicano pero nunca terminada.

Nido de ametralladoras de la Tejera en Bustio. 43º 22’ 51.45” N, 4º 31’ 28.57” W.

Año 1937. Con dos troneras apuntando hacia Cantabria. Debió tener una importancia vital defendiendo lo que fue el camino principal entre Cantabria y Asturias. Para localizarla. Desde Bustio, pasamos la Autovía por de bajo en dirección al Puerto pesquero de Bustio. Inmediatamente giramos a la izquierda y continuamos  recto durante aproximadamente 400 metros. Aquí aparece un desvío a la izquierda que dirige hacia una quintana. A la izquierda de este camino se localiza la casamata.

Casamata de Cardoso. A la salida de Cardoso.

Al lado izquierdo de la carretera que conduce a Nueva.  A 50 metros del desvío a Los Carriles encontramos un prado con una verja. Frente a la verja en lo alto del prado se encuentra enterrada la casamata.  Hay otro nido enfrente, al otro lado de carretera en un bosque de eucaliptus.  Ésta más difícil de localizar.

Casamata de la Playa de Cuevas del Mar.

Sobre el acantilado occidental de la playa. Por encima de  la nave de cultivos marítimos. Se accede desde la senda costera. Junto al río por detrás de la nave, encontraremos  unos escalones de piedra que dan acceso a un estrecho sendero que da acceso al acantilado. Siguiendo siempre el sendero hacia la izquierda, apenas a 150 metros y después de dejar atrás una torre eléctrica a nuestra derecha, encontramos un ramal pisado por el ganado a mano derecha que desemboca en la casamata. Entre la cotoya,  encontramos la base de hormigón sin la cúpula.

Polvorín Cuevas del Mar.Enterrado y pegado a la casamata con dos argollas metálicas en el techo.

Casamata en Ribadesella.

En el Monte Somos, sobre el acantilado que protege el Paseo de la Punta’Pozu. Muy difícil de localizar. El camino de aproximación discurre entre un bosque de eucaliptus y los ramales de acceso al borde del acantilado están totalmente tomados por el bardo y la cotoya. Por su posición protegería la entrada a la ría y el puerto de Ribadesella.

Casamata del cementerio en Arriondas.

Al lado sur de la capilla del cementerio y por debajo de ella.  Practicamente enterrada y cubierta por el bardo. Hay que pisar su cúpula y saltar la valla de piedra que rodea la iglesia para descubrir una de las troneras entre el ramaje.

2ª Casamata del cementerio.

Desde el cementerio, saliendo a la carretera dirección Arriondas. Inmediatamente cogemos un sendero a nuestra derecha. En el prado a mano derecha y por debajo de una casa amarilla contigua al cementerio se localiza la 2ª casamata. Es redonda y con el techo tapado por cantos rodados. Con la entrada tapada y hacia el oeste, sus troneras apuntan hacia el Sella.

Casamata de la Teyería. Arriondas.

Ojo Propiedad Privada. Desde Arriondas por la AS-60 hacia Colunga. En 500 metros tomamos desvío hacia los Apartamentos La Quintana de Villar. Una portilla da acceso al prado que ese extiende por debajo de los apartamentos. Caminando unos 200 metros junto a la verja izquierda que separa este prado y el bosque anexo encontraremos este pequeño nido circular.

Casamata de Pendás.

En la carretera de Pendás desde Arriondas. Enfrente de la rampa de acceso a la primera casa que encontramos a nuestra derecha.  Debemos recorrer no más de 150 metros por un camino que se introduce en el bosque para encontrar una casamata de grandes dimensiones. Parcialmente enterrada, se descubren dos troneras apuntando al este.

Campana de la Iglesia de El Mazucu.

Construida con la ojiva o capsula superior de un obús lanzado por la aviación alemana.

Estela del Alto de la Tornería.

Monolito de piedra tallado en memoria de dos pilotos de la Legión Cóndor alemana derribado en la Batalla de El Mazucu. Hoy guardada en dependencias del Ayuntamiento de Llanes

Monumento a los republicanos caídos en la Batalla de El Mazucu.

A escasos metros de la pista que desde el Alto de la Tornería conduce al Pico de los Resquilones.

Sitio del Picu El Cañón.

Sobre la Ría de Tina Mayor. Un lugar con un muy alto valor histórico,  estratégico y paisajístico ya desde los tiempos de la Guerra de la Independencia. Hoy coronado por un mirador de madera que cuelga sobre el precipicio. En la zona hay innumerables restos de trincheras y una casamata. Por desagracia imposible de descubrir debido al matorral y el bardo que cubre la extensión del promontorio.  Se accede desde Pimiango. Su visita merece mucho la pena para disfrutar de las vistas sobre la Ría y el Deva, frontera natural entre Asturias y Cantabria. Además de para imaginarse la importancia estratégica que tuvo el lugar como baluarte defensivo ante el avance las tropas nacionales desde Cantabria y el País Vasco.