• General Search
  • Empresas
  • Ofertas
  • Blogs

Senda de Samuel Cachero

La Senda de Cachero. Ruta senderista en Ribadesella.

PR-AS-264

Ruta circular. Desnivel. 50 metros. Longitud. 3.800 kms. Duración media. 1 hora.

Esta ruta senderista está dedicada a Samuel Cachero vecino de Llames de Pría, diseñador de la propia ruta.

La Senda de Cachero es una ruta circular sin apenas dificultad técnica por lo que es apta para todos los públicos. Discurre entre los Concejos de Llanes y Ribadesella. El principal atractivo de esta senda fluvial es precisamente que recorre la ribera del Río Aguamía hasta su desembocadura en la Playa de Aguamía. Este río y la playa homónima hacen de frontera natural entre los Concejos de Llanes y Ribadesella.

A lo largo de su recorrido encontraremos puentes, pasarelas y otros tramos adaptados y modificados que lo convierten, como hemos dicho,  en un itinerario sencillo de recorrer.

En este corto paseo nos toparemos con el Camino de Santiago, puentes de piedra medievales y antiguos molinos de rodezno. Además de disfrutar de un entorno paisajístico de alto valor ambiental.

Inicio.

Podemos empezar la caminata junto al panel indicativo situado en el kilómetro 0.800 de la carretera local que conduce desde Belmonte de Pría en la AS263 hasta la localidad de Llames de Pría.

El primer punto de interés con el que nos toparemos es el Puente Medieval sobre el Aguamía. Este pequeño puente de piedra separa los Concejos de Llanes y Ribadesella. Y es también un punto de referencia del Camino de Santiago. Indicar también que es un lugar de entronque con nuestra Ruta de Orientación Turística.

Por detrás de Puente se abre una cancela que da entrada a un sendero paralelo al río que nos conducirá hasta el segundo punto de interés. El Molino de Rodezno del Picu, hoy vivienda particular. Desde aquí podemos observar una pequeña cascada que surge debido al que el río se estrecha entre paredones calizos.

Molinos de rodezno.

El siguiente lugar de interés es nuevamente un puente de piedra, Puente Arenes. Atravesando otra pasarela de madera, llegaremos a un nuevo puente de piedra, el de Toskila. Éste no es necesario atravesarlo pues la senda discurre a su izquierda. Pero si es necesario pararse a admirarlo. Por su belleza, y por estar integrado en el entorno de una manera natural.

Después de pasar junto a los restos de otro antiguo molino, y cruzar un bosque lleno de avellanos, robles y fresnos alcanzaremos la zona más hermosa y divertida de la senda. Un tramo sinuoso donde aparecen troncos cubiertos de musgo. Donde las ramas y los propios troncos originan una divertida gincana donde saltar, agacharse y brincar para sortear los obstáculos naturales del recorrido

El último tramo del río es un mansa denominada La Xatera. Es el anticipo del final del río antes de formar la playa. La desembocadura en la playa de Guadamía, es un lugar especial, casi mágico. Sin duda de una belleza incomparable.