• General Search
  • Empresas
  • Ofertas
  • Blogs

Pico Paisano

Senderismo en el Oriente de Asturias.

Subida al Pico Paisanu en La Sierra del Cuera desde Noriega, Concejo de Ribadedeva, Asturias.

Altitud. 805 metros. Ruta de Ida y Vuelta. Duración.  4.5 horas. Dificultad media

Distancia ida y vuelta 30 kms.

Hasta Minas del Pilar (altitud 560 metros) distancia 4.5 kms. De las minas al Pico (3 kilómetros).

Salida

Desde el barrio de La Pereda (105 metros altitud) a 1 kilómetro de Noriega por la carretera de La Borbolla. Se iniciamos aquí la subida a la cumbre del Pico Paisano.

Empecemos hablando de su topónimo. El nombre le viene dado en honor al primer monolito que un Indiano de Abándames depositó, piedra a piedra, en el, antes conocido como Pico de la Cueva de la Jorcá. Lo hizo en honor a San Antonio, quién pensó le ayudó a orientarse tras una tormenta en el lugar.  Parece ser que el monolito tenía forma de hombre,  y de ahí le vino dado el posterior apelativo al Pico. Posteriormente el “Paisano”  en los ochenta construyó una Ermita que es la que actualmente se encuentra en la cumbre.

Ruta.

Comenzamos, pues caminando entre las casas dispersas de La Pereda. Hacia el sur y las cumbres del Cuera se prolonga una pista forestal. En 500 metros alcanzaremos la primera referencia de la ruta. Un depósito de agua y junto a él una tremenda cascada, que surge en época primaveral tras inviernos lluviosos.

Continuamos, desde aquí la pista, ya en ascenso, por la denominada zona de El Sel.  En pocos metros alcanzamos también las fincas de El Acebal dejando atrás las últimas construcciones y casas de la ruta. En pocos 600 metros desde la última casa, 1er desvío a la derecha, continuamos de frente, 500 metros en zigzag,  hasta un primer cruce. Tomamos el ramal derecho en subida. En 600 metros más alcanzamos un segundo cruce.  Elegimos de nuevo la derecha. A la izquierda la pista nos conduciría hasta Alevia, ya al lotro lado del Cuera.

Minas del Pilar.

Continuamos subiendo por la ladera hacia arriba para, en una tramo de 1.200 metros de subida, alcanzar los restos de las Minas del Pilar.

Antes de adentrarse en la hondonada, merece la pena echar la vista atrás para contemplar el bello paisaje que conforma la rasa marina del Cantábrico y los pueblos que reposan en sus valles.

En la depresión minera, se extrajo hierro y manganeso desde tiempos inmemoriales. Hoy sólo quedan restos. Son restos de tuberías, ruinas de almacenes, depósitos de agua  y cargaderos que hoy aparecen mostrando un paisaje distópìco.  Entre las ruinas, en la explanada se adivinan formaciones  artificiales y varias bocaminas. Vestigios de la multitud de extracciones que debieron llevarse a cabo a lo largo de la historia.

Cruce con pista hacia Alevia.

Dejando atrás los restos mineros, alcanzamos un cruce de caminos. A la izquierda una nueva pista que de otra vez nos llevaría a Alevia. Debemos pues tomar el camino a nuestra izquierda y caminar hacia el oeste. Desde la encrucijada el Paisaje ya es grandioso, se intuyen los Picos de Europa hacia el Sur, y los pastos se extienden en todas las direcciones, creando un manto verde de terciopelo entre la roca caliza.

Paseamos ya rodeados de las Peñas del Cuera, dejamos atrás el Collado de los Gamonales y caminamos entre las fincas para ganado cerradas o delimitadas con piedras. Las denominadas de Estenes. Después de haber caminado  kilómetro y medio desde el desvío a Alevia,  encontramos un camino a la izquierda que sube hasta el Cantu El Teju (699 metros) donde se localizan una caseta y una antena.

Estamos en las fincas de La Pipa y desde aquí ya tenemos enfrente el Paisanu y en su cima, intuimos la caja rectangular de piedra que no es otra que la ermita a San Antonio.

Subida a la cumbre del Pico Paisano

Antes de iniciar la subida, a nuestra izquierda encontramos una fuente de aguas cristalina. También un poste indicativo de la subida al Paisanu. Desde aquí tenemos dos opciones.

La primera. Dirigirnos hacia el sur y caminar pegados al cierre metálico que protege al ganado de caer al precipicio. Esta opción de subir por lo más pindiu (empinado) es más sufrida y digamos más técnica. Además de requerir una atención máxima.

La segunda. Subir el pico por el sendero marcado en su ladera norte. Este camino más en zigzag es evidentemente más lago pero mucho más cómodo y seguro.

Cumbre.

Después del último esfuerzo, el resultado merece la pena. El Pico es un balcón natural a los Picos de Europa. El valle del Cares y la propia Sierra de Cuera.

En días claros al norte el Cantábrico. Al sur los Picos de Europa. Sobre todo vistas del Macizo Central con las cumbres, perfectamente distinguibles del Urriellu, Llambrión, El Neverón del Urriellu e incluso Torre Cerredo.  Por delante la inconfundible Pica Peñamellera.

Hacia el oeste la silueta del Turbina, la mayor altura de la Sierra del Cuera. Y a nuestros pies todo el Valle del Cares. Donde además vislumbramos las poblaciones de Cavandi Y Llonín a nuestra derecha.

Después de disfrutar del panorama, elegimos el camino de bajada y volveremos sobre nuestros pasos.