• General Search
  • Empresas
  • Ofertas
  • Blogs

El Macizo de Ardines, Ribadesella

Macizo de Ardines

El Macizo de Ardines 

Esta formación rocosa de poca elevación encierra un sinfín de recursos turísticos y posibilidades de visita. Se trata de un museo al aire libre, donde en un corto perímetro, se puede disfrutar del Arte Rupestre, de la Arquitectura Renacentista Asturiana, de la Arquitectura Rural Riosellana y de varias rutas de senderismo. Constituyendo, además, un mirador natural de la Villa y el Concejo de Ribadesella a la par que del Mar Cantábrico.

El Macizo de Ardines, jugó un destacado rol en la época paleolítica. El conjunto de sus manifestaciones gráficas forman una muestra muy importante del Arte Rupestre en la Cornisa Cantábrica. Se sabe que estuvo habitado por el hombre prehistórico durante los años que fueron desde los años 20.000 antes de Cristo (Magdaleniense). Aunque según fuentes no confirmadas, su ocupación bien podría datarse desde los 40.000 años antes de Cristo.

Localización

El Macizo de Ardines se localiza en el margen izquierdo de la desembocadura del Río Sella. En la parte occidental de la Villa de Ribadesella. Se trata de un importante sistema kárstico en el cual el Río San Miguel ha conformado un papel primordial en la configuración de las múltiples cavidades existentes. Un macizo calcáreo formado por calizas del Carbonífero que bajo el punto de vista geológico, presenta interesantes formaciones como dolinas, jous y cuetos sobre depresiones cerradas y cuevas y grutas, junto con el Paisaje subterráneo cincelado por el ya nombrado Río San Miguel.
Su silueta destaca sobre el perfil del río, elevándose majestuoso sobre sus aguas. Se trata del baluarte natural occidental de Ribadesella. Un castillo natural que se eleva protegiendo la Playa de Santa Marina y los Palacetes de Indianos alineados sobre su paseo.

Cuevas de Ardines

Con Tito Bustillo a la cabeza, el Macizo de Ardines constituye un emplazamiento natural, un museo cerrado de cuevas con un alto valor artístico, histórico o simplemente paisajístico.
Como hemos indicado, Tito Bustillo es una de los centros de arte rupestres más importantes a nivel mundial, de hecho fue distinguida como Patrimonio Mundial por la Unesco en 2008. En la actualidad se pueden visitar las cuevas con visitas guiadas desde Marzo hasta Octubre.

Junto a la Cueva se encuentra el Centro de Arte Rupestre de Tito Bustillo, visitable desde Febrero. Un centro interpretativo de la Cueva y sus representaciones, junto con información sobre su descubrimiento, réplicas de sus pinturas y otras curiosidades. Y cerrando esta parte baja del macizo, entre el Centro y la propia Cueva, se encuentra la sorprendente “Cuevona”, también visitable. Destaca por su sala central o principal, una cúpula natural de 40 metros de altura, donde su techo perforado permite el paso de la luz solar. A destacar los 300 escalones de piedra para acceder a la cueva que en verano se organizan conciertos de música clásica en su interior. Siendo un perfecto Auditorio natural con excelentes prestaciones acústicas.

Otras Cuevas

En el Macizo de Ardines, se localizan otras cuevas como La Lloseta, La Cueva del Tenis o de Viesca y la Cueva del Ramo.

La Lloseta. Declarada “Bien de Interés Cultural”. Cerrada al público. Sus pinturas datan del Auriñacense-Gravetiense. Destacan una estalagmita pintada de rojo y un caballo también pintado de rojo.
La Cueva del Tenis. En lo alto del Macizo, acceso desde los Miradores de Ardines. Sin pinturas de arte rupestre.
Cueva del Pozu el Ramu. Sima por donde los descubridores de Tito Bustillo accedieron a la Cueva.
Senderismo por el Macizo de Ardines.

Senderismo

Cambiando el chip, hablamos de Senderismo. En la zona conocida como La Moría, destacamos la ruta de los Miradores de Ardines. Un paseo por lo alto del Macizo de Ardines que conforma una atalaya perfecta desde donde se obtienen bellas panorámicas del cantábrico, la Villa de Ribadesella y las Sierras de la Escapa y el Mofrechu, pico más alto del Concejo.

Junto al primero de los tres miradores se localiza el Área Recreativa de Ardines, en un paraje incomparable rodeado de naturaleza. Bien equipado con mesas, bancos, barbacoas e incluso un chiringuito que abre en épocas de mayor atracción turística. Recorrer sus tres miradores es sin duda, todo un lujo para los sentidos.

Otra de las rutas de senderismo que circunda el Macizo es la llamada “Circuito de los Caleros”. Este trayecto permite observar este tipo de construcciones ancestrales, esenciales para la producción de la cal. Entre Sardalla y Ardines, en la zona conocida como Cerro Milán, junto a la carretera podemos observar un calero excavado en el suelo.

Bajo el Macizo de Ardines es menester citar el Paseo del Malecón de Ribadesella. De alto valor ecológico y lugar de encuentro de diferentes aves migratorias. Una marisma de forma longitudinal y alargada que confluye paralela a la línea de la costa. Se puede pasear incluso sobre la marisma por las diferentes pasarelas de madera, donde incluso se aposentan diferentes atalayas para la observación de aves. A destacar, también el Puente del Pilar sobre el Río San Pedro.

Palacio de Sierra Mayor en Sebreñu

En lo alto del Macizo de Ardines, junto a la localidad de Sebreñu, se posiciona el Palacio de Sierra Mayor. Renacentista. Siglo XVI, reformado en los siglos XVIII y XX. Perfecta representación del modelo de Palacio Rural. Su bella y firme estampa destaca sobre el verde de las praderías de Sebreñu.
Núcleo Rural de Ardines.
Situado entre Sebreñu y Sardalla y a menos de 3 kilómetros de Ribadesella. Esta pequeña y serpenteante riosellana se erige como ejemplo de arquitectura local. Entre prados verdes y cuetos, la localidad emana el auténtico encanto rural asturiano. Y por supuesto su ubicación el lo alto del Macizo homónimo hacen de ella otro lugar donde las vistas se superan. Desde aquí, en este lugar privilegiado observamos igualmente las mejores vistas del Concejo de Ribadesella.