• General Search
  • Empresas
  • Ofertas
  • Blogs

Lugares secretos en Ribadesella

Lugares secretos en Ribadesella

Son muchos los rincones escondidos que alberga nuestro Concejo. Lugares secretos en Ribadesella que guardan rincones especiales. Aldeas perdidas, puentes romanos o quizás medievales, cuevas con inquietantes moradores, cascadas escondidas y formaciones caprichosas. En este artículo detallamos 5 de ellos. Son los lugares menos conocidos fuera de los circuitos habituales.

La Aldea de Peme.

Situada a 350 metros de altitud, sólo se puede llegar caminando. Se accede desde Santianes del Agua, después de una ascenso de aproximadamente 3 kilómetros por una pista forestal con fuerte desnivel. Escondida entre montañas, en su valle homónimo, situada al abrigo de las Sierras de La Escapa y Santianes, se localiza esta singular población, hoy deshabitada. Su estampa, sus casas, sus cuadras y tenadas, sus quintanas nos remontan a otros tiempos. Tiempos de una vida más dura ligada a la tierra.

Ensenada de Oliencu.

Un capricho de la naturaleza. Una peculiar formación rocosa donde destaca un enorme farallón conocido como  “El Dedo del Diablo”. Se sitúa en los Acantilados de Tomasón. El nombre de Tomasón probablemente proviene de la frase anglosajona “Thomas Son. Se accede caminando unos 1.300 metros desde el área recreativa de Castru Arenes (Cuerres) ´hacia el oeste. Sin duda, una zona de imponente belleza.

La Poza de Alea.

Un SPA natural. Una bella poza o pozo con cascada. Un pequeño salto de agua en el Río Acebo. Se localiza en el entorno de Alea, una población poco conocida con eminente sabor rural. Junto a la carretera AS-342, unas escaleras dan paso a la poza, un hermoso paraje natural donde zambullirse en época de calor.

Los Puentes romanos del río Guadamía.

Recorrer el Río Guadamía desde el Puente medieval de Mía que delimita los Concejos de Ribadesella y Llanes es un auténtico lujo para los sentidos. El frescor que proporcionan las aguas del río y el verdor del entorno te hacen sentir fuertemente la esencia de Asturias. Pero además esta senda (Senda de Cachero) que desemboca en la Playa de Guadamía guarda un par de ancestrales secretos. Se trata de los Puentes de Arenes y Toskila, ambos de origen medieval. Su estampa rustica se perfila sobre las tranquilas aguas del Guadamía custodiados por una maraña infinita de maleza. El río guarda otros edificios centenarios, restos de algún molino de rodezno, otrora parte fundamental de la industria rural. Pero, por si no fuera poco, la ruta guarda otra curiosidad de igual o mayor importancia y es que conserva piedras de lo que fuera la antigua “Vía Marítima de Agrippa”.

Cova Rosa.

Reserva Natural Parcial de Cueva Rosa en Ribadesella.

Se encuentra en el Occidente del Concejo de Ribadesella. En la localidad de Sardéu, a los pies de La Peñe Pagadín. Una cumbre caliza que domina la zona comprendida entre El Carmen, Sardéu y Calabrez, de la que se dice que adquiere diferentes formas según cuando, cómo y desde donde se mire. Uno de los entornos y parajes más bellos y desconocidos de Ribadesella. Cova Rosa es un importante complejo kárstico de 124 hectáreas. Cuenta con su propio ecosistema de naturaleza cavernícola que cuenta con la mayor población troglobia que se conoce en Asturias. Siendo al mismo tiempo la gruta con mayor relevancia del Oriente de Asturias por  su alto número de quirópteros (murciélagos). A la vez contiene un relevante yacimiento prehistórico de la época magdaleniense. No se permite el acceso a la Cueva. Aún así el entorno frondoso y exuberante de naturaleza (claro ejemplo de bosque atlántico)

del complejo de la Pagadín entre Sardéu y Calabrez en los límites con el vecino Concejo de Parres bien merece un paseo en coche por sus olvidadas y relajadas carreteras locales.