• General Search
  • Empresas
  • Ofertas
  • Blogs

Espacios Naturales Protegidos del Oriente de Asturias.

Sin duda Asturias es bien conocida por ofrecer un diverso y amplio muestrario de espacios naturales. Alguno de ellos están catalogados, por su particular riqueza medioambiental, como “Espacios Naturales Protegidos”.

La comarca de El Oriente de Asturias cuenta con un variado catalogo donde elegir. Espacios asentados en todos los niveles de la orografía del territorio. Cadenas montañosas, cuevas, playas y otras formaciones geológicas singulares harán las delicias de todos los consumidores del llamado “Turismo de Naturaleza”.

De Este a Oeste.

Son 21 los Espacios Naturales Protegidos del Oriente de Asturias. Huellas de dinosaurios, cuevas sin final, bufones o bosques relictos. Todos son lugares donde resetear nuestros sentidos y disfrutar con la naturaleza que define el paisaje del denominado Paraíso Natural.

Parque Nacional de los Picos de Europa.

Reserva de la Biosfera. 64.660 hectáreas, 247 kilómetros cuadrados de naturaleza, paisaje, etnografía, arte y cultura. La Joya de la Corona de los recursos turísticos asturianos. Se reparte entre los concejos de Amieva, Cabrales, Cangas de Onís, Onís y Peñamellera Baja.

Parque Natural de Ponga.

Uno de los grandes desconocidos de esta parte oriental de Asturias. Abarca todo el concejo de Ponga. Un territorio que rezuma diversidad ambiental por todos sus poros. Agua, valles, montaña, aldeas de espacial valor arquitectónico, balnearios  y sobre todo árboles. Sus bosques ocupan más del 37% del concejo. Y todo en un excelente grado de conservación.

Reserva Natural Parcial de Peloño.

En el conejo de Ponga. Tiene entre sus ilustres habitantes al urogallo. Una extensa masa boscosa de robles, hayas y acebos como principales especies autóctonas. Un paraíso para los senderistas. A destacar el Roblón de Bustiello, un robusto roble centenario con más de 8 metros de diámetro.

Paisaje Protegido de la Sierra del Cuera

 Comprendido los concejos de Cabrales, Llanes, Ribadedeva y las dos Peñamelleras. Un cordal calizo de 135 kilómetros cuadrados de superficie y que se extiende en paralelo a la costa durante casi 30 kilómetros. Alcanza su máxima altura, 1.315 metros, en el Pico Turbina que destaca majestuoso sobre la cumbrera. Joyas paisajísticas como la Llosa de Viango o pueblos de montaña como El Mazucu se esconden entre las peñas de esta Sierra litoral.

Paisaje Protegido de la Sierra del Sueve.

Otra de las Sierras litorales del Oriente de Asturias. Se reparte entre 5 concejos, Caravia, Colunga, Parres, Piloña y Ribadesella. Dominada por el Picu Pienzu y su cruz imponente. Diferentes rutas de senderismo surcan su espacio. La más conocida la que asciende al Pienzu desde el Mirador del Fitu. Hogar del asturcón, mítica raza equina asturiana. Destacan sus bosques de robles, hayas avellanos y tejos. De hecho la Tejera del Sueve comprende más de 8.000 ejemplares de este árbol y se encuentra en el top ten de los bosques más importantes de España.

Monumento Nacional Cueva del Pindal.

En Pimiango, concejo de Ribadedeva. En los acantilados del Santu Medé.  Cueva con muestras de arte paeolítico. Descubierta en 1908. El entorno es mágico y  lo tiene todo. Además de la Cueva rupestre escondida en un escarpe del acantilado, encontramos, un bosque de encinas de ensueño, cascadas en época de lluvias, acantilados, la preciosa Iglesia rústica de San Emeterio (Santu Medé) y muy cerca los restos del Monasterio del Císter de Santa Marina de Tina. Nadie que visite el Oriente puede dejar de ver este rincón tan especial.    

Reserva Nacional Parcial de la Cueva del Sidrón.

Concejo de Piloña, próxima a la localidad de Borines. No es visitable pero se puede visitar la exposición, “Los treces del Sidrón” en Infiesto para conocer todos los detalles sobre la Cueva. Está protegida por haber sido encontrados restos humanos neardentales. También muestra pinturas prehistóricas y además está habitada por una población de cinco especies diferentes de murciélagos y dos nuevas especies de coleópteros.

Reserva Natural Parcial de Cova Rosa.

En el concejo de Ribadesella. Localizada en la Peñe Pagadín, silueta caliza emblemática de la parte más occidental de Ribadesella cerca de la localidad de Calabrez. Su acceso está prohibido. Está protegida por contener un yacimiento solutrense, una población troglobita (animales que habitan en cuevas) de más de 30 especies diferentes y por ser la cavidad con la más alta comunidad de quirópteros de Asturias.

Yacimiento de icnitas (huellas de dinosaurio) de la Costa Centro Oriental de Asturias.

La línea costera que se extiende desde Gijón a Ribadesella muestra multitud de yacimientos de las llamadas icnitas. Pero quizás es el concejo de Ribadesella el que mayor muestras de huellas expone. Yacimientos que son auténticos museos al aire libre. Los núcleos del Pedral de  Tereñes, la parte oriental de la Playa de Vega y la Punta’l Pozu en Ribadesella contienen huellas y rastros de saurópodos y terópodos. El ayuntamiento de Ribadesella organiza paseos guiados gratuitos al yacimiento de la Playa de Santa Marina desde mayo a octubre.

Monumento Natural Torca Urriellu.

En las proximidades del refu del Naranjo de Bulnes en el Macizo Central de los Picos de Europa. Se trata de la 9ª sima en cuanto a profundidad (1.017 metros) de los Picos. Sus 3.630 metros de galerías fueron explorados por primera vez en el año 1979. Por su interior se abre paso el río del Silenciu.

Monumento Natural Sistema del Trave.

Cerca de Bulnes, concejo de Cabrales. La sima más profunda de España. Formada por tres simas,  La Laureola (2.042 metros) La Torca del Alba (1.975 metros) y la Sima del Trave (1.957 metros).  

Monumento Natural de la Red de Torneyu.

En el concejo de Amieva. Situada en el Cordal de Beza. Con una profundidad de 614 metros, su extensión de casi 19 kilómetros de galerías la convierte en la mayor cavidad de Asturias. En su interior aparecen multitud de meandros y pozos. Sólo puede acceder a la cueva gente con un nivel elevado de formación espeleológica.    

Monumento Natural Sistema del Jitu.

En Picos de Europa, en el macizo Central o del Cornión. Concejos de Cabrales y Onís. Un complejo de cavidades kársticas de aproximadamente 8 kilómetros de longitud existe debajo de las formaciones calizas de la llamada depresión de de “El Jou de la Cistra”.  Además de por su belleza y complejidad, el Sistema del Jitu destaca por su importancia ambiental y biológica. Pues recientemente se descubrió una nueva especie de diplópodo (milpiés).

Sauceda de Buelles.

Concejo de Peñamellera Baja. En las localidades de Buelles, EL Mazo y Nárganes. En ámbos márgenes del río Deva. Se trata de un bosque de sauces blancos. La mayor sauceda del Norte de España. Un bello remanso de paz y naturaleza formada por el propio bosque de sauces, las alisadas, el cauce del Deva y sus las playas de cantos.

Lugar de Importancia Comunitaria Cares-Deva.

El interés de los ríos Cares y Deva reside tanto en su valor ambiental y paisajístico como por las innumerables especies protegidas que tienen en ambos cauces su residencia. Salmones, nutrias, mirlos y martines pescadores son algunas de ellas.

Paisaje Protegido de la Costa Oriental de Asturias.

Formado por una franja costera de unos 30 kilómetros de longitud que abarca la totalidad de la costa del concejo de Ribadedeva y una gran parte del de Llanes. De una belleza extrema, son  múltiples y diversas las formaciones que se pueden contemplar en esta línea costera de 1 a 4 kilómetros de anchura. Cuevas, acantilados, bufones, conductos, playas, pedrales, tómbolos, istmos, penínsulas y desembocaduras se suceden  en toda su extensión. Muchos de sus 30 kilómetros pueden ser recorridos a pie transitando por la Senda Costera que avanza desde la desembocadura del Deva en la frontera natural de Asturias con Cantabria.

Monumento Natural de Entrepeñas y Playa de Vega.

Un playón salvaje.

En el extremo occidental del concejo de Ribadesella. La playa es de formación dunar, tiene una longitud de 1.990 metros y una anchura de casi 300. En ella desemboca el río Acebo y transita el Camino de Santiago. Tiene plantas autóctonas únicas y protegidas (mosquita dorada). También cuenta con una yacimiento de icnitas. Y además en ella el Cantábrico descansa casi siempre con furia formando olas de tamaño considerable. Pero sin duda, si en algo destaca es por su belleza. Probablemente una de las playas más bellas del Cantábrico.

Monumento Natural Playa de Guliyuri.

En Naves, concejo de Llanes. Una playa interior de arenas finas en medio de un “prao”. El agua entra por un conducto subterráneo bajo el acantilado. Uno de las sorprendentes y únicas formaciones de la Costa Protegida del Oriente de Asturias.

Monumento Natural Complejo de Cobijeru.

En Buelna, concejo de Llanes, se accede desde la iglesia del pueblo por un camino entre “praos”.  El complejo kárstico del Cobijeru cuenta con un par de playas interiores conjuntas regadas sólo en marea alta a través de dos conductos de unos 100 metros que las comunica con el mar por debajo del acantilado. Además la caliza tiene es una curiosa formación en forma de puente por el cual, quien no sufra de vértigo, puede cruzar sintiendo la bravura del Cantábrico en cada golpe de ola. Las playas están rodeadas por un bello bosque de acacias, todo ello confiere al lugar un toque mágico y de extrema belleza.

Monumento Natural Bufón de Arenillas.

Los bufones jalonan toda la costa oriental de Asturias desde Ribadesella a Ribadedeva. Son un fenómeno natural y único que se produce en marea alta y con mar de fondo y que con cada golpe de ola expulsa agua y aire a través de conductos, a modo geyser, al exterior. En días de muy fuerte oleaje y fuerte viento el espectáculo de ruido y agua es ensordecedor y provoca en el visitante una sensación única de emoción y temor y emoción. Los bufones de Arenillas se sitúan en el concejo de Llanes y se accede a ellos desde la localidad de Puertas de Vidiago.

Monumento Natural Bufón de Santiuste.   

En el concejo de Llanes, en el entorno llamado de Santiuste. Se accede desde la N-632 cruzando la vía del tren o bien caminando desde Buelna. El acceso es complicado porque no hay un aparcamiento cercano. Este es el bufón que expulsa más alto el chorro de agua de todo Asturias, pudiendo alcanzar los 30 metros de altura. De verdad que contemplar el chorro en un día de máxima altura estremece a cualquier mortal. Un espectáculo natural único y sorprendente.

Galería Fotos de Espacios Naturales Protegidos