• General Search
  • Empresas
  • Ofertas
  • Blogs

De Cuevas del Mar a San Antonio, Senderismo en Llanes

Senderismo entre playas.

De Cuevas del Mar a San Antonio .

Circular. Distancia total 2.500 kms. Dificultad, muy fácil.  Tiempo aproximado con paradas. 1 hora 15 minutos

Ruta que discurre por la costa del Concejo de Llanes. La ruta parte de la hermosa Playa de Cuevas del Mar. El arenal toma nombra nombre de la serie de oquedades formadas bajo los acantilados que protegen la playa. Y está formado por una línea de cantos rodados que dan paso a una franja de arenas finas y doradas.

El acceso a la playa se realiza desde la localidad llanisca de Nueva. La carretera serpentea al arrullo de las aguas del río Ereba. El tramo asfaltado discurre entre un  frondoso bosque de ribera entre alisos y avellanos hasta morir después de la cueva que da acceso a la playa

El corto recorrido del itinerario a pie, ofrece varios atractivos. La estampa inolvidable de las dos playas de salida y destino . Los Bufones que surcan el acantilado. La vista de los escarpados Picos de Europa al sur. La figura de la ermita de San Antonio sobre el perfil de la costa.  Las hermosas vistas sobre los acantilados:  Y que hacia el oeste alcanzan hasta la cercana Villa de Ribadesella. Y hacia el este se extienden hasta el Cabo Prieto con la línea que perfila la Sierra del Cuera sobre el litoral.

Descripción de la ruta de Cuevas del Mar a San Antonio .

En la parte este de la playa, junto al chiringuito (que sólo funciona en verano) encontramos el tramo de senda costera que proviene de la cercana localidad de Picones. Debemos andar en ascenso por esta senda unos 350 metros, hasta donde el terreno allana. En este punto a mano izquierda parte un sendero en bajada que conduce a la parte este de la Playa de Cuevas a la cual se accede sólo en marea baja.  Merece la pena  acercarnos para disfrutar de este rincón anexo a la playa principal para observar el arenal encajado entre las rocas del litoral. Volvemos sobre nuestros pasos para retomar el pequeño sendero entre cotoyas que sube hasta el acantilado.

Una vez alcanzada la línea de calizas, ya se divisa a la derecha la silueta almenada de la ermita de San Antonio sobre el mar. Pero lo más importante es disfrutar, sólo en días despejados,  con la hermosa panorámica que hacia el sur nos ofrece la silueta de los Macizos del Cornión y los Urrieles . Dos de los tres macizos que forman los Picos de Europa. Imagen que se completa  con la singular silueta del Urriellu dominando la escena.

Las vistas son igualmente bellas mirando hacia el norte. El bravo Cantábrico se extiende esculpiendo la costa con fabulosas formaciones. Son las hilera de acantilados que se suceden hasta la marinera Villa de Ribadesella.

El resto del camino hasta alcanzar la Ermita de San Antonio, lo haremos sobre el acantilado. Con suerte, en días de marea alta y mar de fondo, nos acompañarán tanto los bufidos como los chorros de agua que emiten los bufones al expulsar agua salada y aire con cada golpe de mar.

Ermita de San Antonio.

La construcción en sí no merece la pena. Quizás lo que más llama la atención sea su enclave y la bella estampa que perfila sobre la escarpadura.

Antes de bajar hacia nuestro destino, La Playa de San Antonio es obligatorio volver a parar para, de nuevo contemplar la nueva sucesión de acantilados que se extienden hasta el  ya citado Cabo Prieto.  Casi al final de ellos donde el quebrado se funde con la montaña, podemos distinguir con nitidez el arenal de la Playa de San Antolín.

Playa de San Antonio.

Una de las calas vírgenes más hermosas del  Paisaje Protegido de la Costa Oriental de Asturias. Embutida entre las rocas, de arena fina y sumergida en la absoluta calma. Un remanso de paz donde respirar, escuchar el sonido de las olas y emborracharse de paisaje y naturaleza.

Regreso.

Sólo nos queda subir por el sendero entre “praos” que conduce hacia la cercana casería posicionada al sur. Aquí entre vacas, gallinas, gochos, caballos y perros, el camino entronca con la Senda Costera. Ya en la senda giramos a la derecha y en aproximadamente 650 metros de camino lineal llegaremos a nuestro punto de salida.