• General Search
  • Empresas
  • Ofertas
  • Blogs

Cueva de El Pindal

Arte Rupestre en Asturias

Cueva del Pindal. Arte Paleolítico en Asturias.

Visitar la Cueva de El Pindal puede convertirse en una experiencia inolvidable. No sólo por el interés cultural intrínseco, sino por el entorno sublime donde se localiza la Cavidad.

Situación.

Se sitúa en el Concejo de Ribadedeva, el más oriental de Asturias. En un entorno paisajístico privilegiado sobre los acantilados de San Emeterio. Espacio, que forma parte desde 1994 de la Red Regional de Espacios Naturales Protegidos. Su entrada se abre, como hemos mencionado, al acantilado oriental del Cabo San Emeterio, desde donde en días claros se visualiza la extensa línea costera que se alinea hasta la ciudad de Santander. Aunque cabe explicar que en el tiempo en que se realizaron las pinturas, el mar se encontrase a unos kilómetros de donde se emplaza la Cueva, debido a las consecuencias derivadas de la última gran glaciación.

En la pradera que sirve de vestíbulo antes de bajar las escaleras que conducen a la Cueva, se localiza la Ermita del Santu Medé (siglo WVI). Que, junto al Humilladero (siglo XIII), que se encuentra enfrente de la Ermita, forman una bucólica y hermosa estampa. En el exterior del templo, de marcado estilo popular, destaca el pórtico con pavimento empedrado sostenido por rústicas columnas de madera.

Descripción Cueva de El Pindal.

Se trata de una cavidad que se alarga de manera longitudinal en dirección este-oeste. Mantiene dos zonas bien diferenciadas. Los sectores turístico y oculto. El tramo visitable tiene una extensión de 300 metros. Se trata de un ancho y cómodo recorrido donde se localizan las principales manifestaciones artísticas. Los 260 metros restantes de la cueva conforman la parte occidental. Se trata de un pasillo estrecho y de cierto peligro no visitable.

Descubrimiento.

El descubrimiento científico de las pinturas de La Cueva de El Pindal se debe a D. Hermilio Alcalde del Río en el año 1908. Ello, gracias al proyecto de inspección sistemática que tuvo lugar en la zona a raíz del descubrimiento de la Cueva de Altamira en la vecina Cantabria. Teniendo el honor de ser las primeras representaciones de arte paleolítico descubiertas en Asturias.

Contenido.

El contenido artístico de la Cueva de El Pindal se distribuye en cinco zonas. Dos al sur y tres al norte de la galería turística visitable. En la zona sur se emplazan dos sectores (no visitables). El primero a 120 metros hacia la izquierda, de la boca de la Cueva. Donde, en el techo,  destaca una pequeña cabeza (pròtomo) de caballo en color rojo. El segundo, no visitable a 180 metros hacia el oeste del anterior, el cual lo forman un conjunto de pinturas pitadas en negro en mal estado de conservación. Pinturas que representan los cuartos traseros de varios cérvidos, otro prótomo, un ramiforme (signo en forma de rama) y un escaleriforme (signo en forma de escalera).

Panel principal.

En la zona norte se distribuyen tres sectores.

A 250 metros de la entrada se encuentra el panel principal, donde se concentran la mayoría de los grabados y pinturas de la Cueva de El Pindal. En una pared de casi 10 metros de longitud se observan varias representaciones en rojo, son las siguientes: Un más que posible mamut, una cabeza de caballo, tres bisontes y una cierva. Además en el panel aparecen varios signos, digamos, abstractos. Trazos lineales, y bastoncillos. Puntos en rojo y un laciforme (signo con forma de lazo). Dos escutiformes (forma de escudo) y un meritorio grupo de claviformes, (forma de clavo). Además de estas pinturas, encontramos un significativo número de grabados en roca, nueve bisontes y cuatro caballos que completan el cuadro de figuras pintadas. O sea que se realizaron figuras compuestas de pintura y grabado.

Hacia el oeste podemos ver la figura, más bien el contorno grabado de un pez. Una representación poco frecuente en el arte rupestre. Junto al pez, quizás un salmón, encontraremos la figura, también grabada, de un poderoso bisonte descabezado. Y acompañando las dos figuras, un conjunto de signo digitales, una vez más, de color rojo.

Al final del pasillo visitable se encuentra la joya de la corona de la Cueva de El Pindal. Se trata de un mamut en rojo. En el interior del mamut hay un círculo de color rojo. Existió una teoría, hipótesis hoy descartada, de que el círculo representaba el corazón del mamut.

Cronología.

Datar las diferentes representaciones paleolíticas en una tarea harto complicada. La no existencia de restos arqueológicos, las pruebas contaminadas de las mediciones hechas con Carbono 14 han dado lugar a que los prehistoriadores hayan optado por definir los tiempos con métodos indirectos o relativos de comparación técnica y de estilo con otras obras del arte rupestre cantábrico.  Apostando de este modo porque las manifestaciones se alarguen en el tiempo. Desde el Gravetiense (Mamut) hasta el Magdaleniense (grabados) y datando la mayor parte de pinturas en el Solutrense.

Información.

  • Acceso. N-634, en El Peral tomar la local RD-1 hacia Pimiango. Después de atravesar Pimiango continuar hasta el faro y Ermita de San Emeterio donde termina la carretera.
  • Abierto todo el año de miércoles a domingo.
  • Visitas guiadas. Cupo máximo de 150 personas al día. 25 personas por visita.
  • Sólo mayores de siete años.
  • Teléfono para concertar visitas. 608.175.284.
  • Recomendaciones.
  • Ropa de abrigo y calzado de suela firme.