• General Search
  • Empresas
  • Ofertas
  • Blogs

Casco histórico de Ribadesella

El Casco antiguo o histórico de Ribadesella fue declarado Conjunto Histórico en el 1971. El mismo comprende desde la calle Transmarina, donde entronca con la Calle oscura, hasta la Plaza de Villa y Valle. Después de recorrer las del Infante López Muñiz, Manuel Fernández Juncos y haber atravesado las Plazas de María Cristina y de la Iglesia.

El recorrido del Casco histórico de Ribadesella, expone edificios que son muestra definitoria de lo que fue y es esta Villa Marinera. Variando entre antiguas casas de pescadores en el barrio antiguo, otras modestas, pequeñas y apiñadas junto a las grandes, nobles y aparentes casonas entre las que destaca el Palacio de Cutre (siglo XVI) de estilo renacentista y donde actualmente reside el Ayuntamiento del Concejo. Esta Casona presenta algún elemento plateresco y portada de medio punto flanqueada por aspilleras decoradas con veneras. El alero de madera se apoya en una cornisa de piedra protegida por gárgolas con cabezas de animales fantásticos.

Continuando por la Calle López Muñiz la siguiente edificación de interés que encontramos es la llamada Casa de Ardines. Casona noble blasonada del siglo XVIII. Casa de tres pisos, muestra en la planta baja un curioso arco rebajado o carpanel que da acceso a la vivienda. Fachada con balcones corridos con antepecho de hierro. En la primera planta aparece el gran escudo de armas de la Casa de los Ardines.

Calle de Fernández Juncos.

La continuación de López Muñiz es la calle Manuel Fernández Juncos, periodista, poeta y defensor del español en Puerto Rico. Al principio de la calle nos topamos con la recia figura de la Iglesia de Santa María Magdalena, cuya bóveda ofrece frescos contemporáneos de los hermanos Uría Aza, vecinos de la Villa de Ribadesella. El segundo elemento de interés es la Casona de González Prieto, barroco del XVIII y sede actual de Correos. Aunque reformada en el siglo XIX, se conservan dos escudos familiares entre los balcones que cuelgan de la segunda planta.

Seguida a la de los González Prieto, aparece la de los Collado. Del siglo XVIII y con el añadido de haber sido casa natal del gran pintor del impresionismo tardío, Darío de Regoyos.  Se trata de un edificio estrecho con fachada de tres pisos. En el primero de ellos sobresale un balcón corrido que abarca el ancho de la fachada. En el último piso aparece un enorme escudo de armas perteneciente l marquesado del Collado. 

Fuera del Casco histórico de Ribadesella.

Ya fuera del casco, enclavada sobre el monte Corveru y dominando la entrada del  Cantábrico en Ribadesella aparece la bella y coqueta ermita de Nuestra Señora de Guía (patrona de los marineros riosellanos). Aunque reformada a finales del XIX, conserva la entrada sur, destacada por su puerta de medio punto. Así como la antigua cabecera del templo en su muro este.