• General Search
  • Empresas
  • Ofertas
  • Blogs

Árboles de Asturias

Cruzas por el crepúsculo.

El aire

tienes que separarlo casi con las manos

de tan denso, de tan impenetrable.

Andas. No dejan huellas

tus pies. Cientos de árboles

contienen el aliento sobre tu

cabeza. Un pájaro no sabe

que estás allí, y lanza su silbido

largo al otro lado del paisaje.

El mundo cambia de color: es como el eco

del mundo. Eco distante

que tú estremeces, traspasando

las últimas fronteras de la tarde.

“Bosque de Ángel González”

 

Árboles de Asturias, Introducción. 

Describimos 21 especies arbóreas de Asturias

Los árboles son un recurso natural, una señal de identidad de la cultura asturiana. No puede entenderse Asturias sin sus árboles. Sin ellos, sería imposible identificar esta tierra con su slogan más conocido,  “Asturias, Paisaje Natural”.  Etnografía, costumbres, tradiciones, cultura,  gastronomía, todo lo que cualquiera pueda imaginar que es el territorio astur está ligado a un árbol.

No son todos, pero sí los que más presencia tienen en todos los ecosistemas de la región. Una exposición con someras descripciones de sus principales características y una galería de fotos con cada uno de los ejemplares definidos. 

Desde el venerado Tejo al legendario Roble, pasando por el manzano que regala el producto fundamental de la bebida insigne de Asturias. Todos son árboles autóctonos de Asturias, entendiendo por ello árboles que llevan miles de años de desarrollo en los distintos entornos que conforman nuestra tierra. 

Descripción.

Abedugu / Abedul.  

Árbol muy presente en los bosques asturianos. Llega a alcanzar hasta los 20 metros de altura.  Caduciforme. Facilmente reconocible por mostrar una corteza lisa de color blanco donde suelen aparecer  unas incisiones horizontales. Sus hojas son con el borde en forma de sierra, son de limbo entero y de disposición alterna. Son de tamaño pequeño y forma semi-acorazonada y terminan en punta. El haz  de color verde no muy intenso y el revés más claro.

Ablano / Avellano.

Categoría de arbusto. Hoja caduca. De altura media entre 4 y 8 metros, alcanza como máximo los 10 metros. Omnipresente en Asturias.  Muy fácil reconocerlo pues se ramifica desde el propio suelo, saliendo varios troncos juntos. De corteza lisa y color gris pardo. Sus hojas son anchas. El haz verde muy intenso y el envés  con un verde más claro. Los nervios de las hojas aparecen muy marcados.

Acebu /Acebo.

Árbol o arbusto perennifolio. Apreciado y protegido. Cortezas y ramas lisas de color gris. Lo más llamativo son sus hojas. De color verde brillante e intenso. Sus bordes terminan en punta. Los ejemplares hembras presentan unos frutos parecidos al guisante pero de color rojo.

Alcina / Encina.

Uno de los árboles más bellos de Asturias al que le gusta el abrigo del mar. De figura esbelta y robusta con la copa ancha y ovalada. No acostumbra a sobrepasar los 20 metros. De hoja pequeña coriácea, perenne y alargada con borde aserrado. Haz verde oscuro y envés platino. Su corteza es compacta de color oscuro, casi negro y agrietado en todas las direcciones.

Alloru / Laurel.

Árbol perenne de tamaño mediano, copa muy poblada  y que  no suele alcanzar los 10 metros de altura. Muy abundante en Asturias en zonas bajas. De corteza lisa y color gris con grietas estrechas. Sus hojas son alargadas de un color verde oscuro con el envés más claro. El peciolo de color rojizo.   

Blimal / Sauce blanco.

Se encuentra en las riberas de los ríos. De hoja aserrada, caduca, pequeña de limbo entero y disposición alterna  en forma de lanza y alargada. Haz de color verde claro en su madurez y envés de color blanco plata.  Su corteza es acuosa y firme de color gris claro.

Carbayu / Roble común.

Árbol mítico de porte mayestático y llamativa copa muy abundante en Asturias.  Existen varias variedades de esta especie en la región. El Rebollo, Roble álbar, orocantábrico y el propio roble común aquí descrito, no resultando fácil distinguirlos. La corteza es gruesa, de color gris pardo y se agrieta de forma vertical. Árbol que puede alcanzar los 40 metros cuyo tronco se ramifica a media altura en grandes ramas. En ejemplares muy maduros (algunos robles alcanzan una edad que se contabiliza en siglos) a veces su anchura es mayor que su altura. Sus hojas son simples, con el limbo dividido y que presenta lóbulos de forma redondeada.

Castañu / Castaño.

Otro de los árboles más comunes en el Principado de Asturias. De aspecto grueso puede alcanzar los 30 metros, aunque dependiendo del asentamiento su aspecto varía. Mostrándose a veces con un tronco chato y otras, cuando habita bosques apretados, su tronco se extiende buscando la luz.  Con hojas elongadas terminadas en punta y borde aserrado. La corteza es vasta de color gris pardo. Como el roble su vida es extensa.

Chopu / Chopo negro.

Árbol de hoja caduca que prolifera en las riberas de los ríos asturianos donde aparecen erguidos y estilizados. También frecuentes en terrenos muy húmedos. Rectos, de porte esbelto, forma alargada, con copa amplia pero poco poblada. Su tronco presenta una corteza de color gris agrietada de forma longitudinal, Sus hojas son con forma de triángulo terminadas en punta.  Tienen color verde intenso con borde aserrado formado por dientes redondos.  De peciolo largo.

Faya / Haya.

No existe un bosque de montaña en Asturias sin hayas. Especialmente bello en otoño cuando sus hojas adoptan tonos amarillos y rojizos. Se trata de un árbol caducifolio que a veces alcanza hasta los 40 metros de altura. El típico árbol cuya forma presenta formas caprichosas, casi animadas. Sus hojas tienen un peciolo no muy lago, son simples de disposición alterna y aspecto no coriáceo. Terminadas en una punta corta, de bordes semi-ondulados. La corteza es lisa con un bello color gris blanquecino, casi ceniciento.

Fresnu / Fresno común.

De hoja caduca es muy común en todos los medios del territorio astur. Alcanza los 40 metros de altura. Sus hojas son compuestas, opuestas  y sin peciolo. Su tronco tiene la corteza de color pardo-grisáceo, es lisa con lenticelas en los ejemplares jóvenes y presenta grietas longitudinales en su madurez.

Higar / Higuera.

Arbusto caducifolio de porte bajo, (apenas 10 metros de altura).  Suele crecer en terrenos abruptos, en aldeas y zonas habitadas incluso en los muros.   Con corteza lisa y de color gris. Hojas de varios lóbulos con forma de rombo. Haz de intenso verde oscuro y brillante.   

Manzanal / Manzano.

Sinónimo de Asturias. Árbol chaparro de escaso porte, entre 3 y 10 metros de altura. Su corteza es lisa en ejemplares jóvenes y rugosa, agrietada  y gris parda en adultos. En primavera se cubren de flores blancas, dando lugar a una bella imagen. Sus hojas son lanceoladas, terminadas en punta. Y su fruto es el origen de la afamada sidra asturiana.

Nozal / Nogal.

El mítico nogal astur, presente en cualquier “prau” que se precie. Caducifolio, de porte medio. Corteza gris clara. Madera valorada por los ebanistas. Sus hojas, con forma de lanza, son compuestas y opuestas entre sí.  Su fruto es una drupa de color verde y en su interior se forma la rica y nutritiva nuez.

Pláganu / Arce.

Pláganu / Arce. El denominado “falso plátano”. Abundante en riberas, bosques mixtos o en zonas frescas y húmedas. Árbol muy longevo de porte alto (hasta 30 metros). Corteza lisa y verdosa tirando a blanquecina. De hoja caduca con limbo dividido en 5 lóbulos de forma redondeada. Una curiosidad; En sus hojas se envuelve de forma artesanal y para su conservación el famoso queso de Cabrales.

Pino Negral (negro) o Marítimo.

En Ribadesella se concentra una gran cantidad de pinos negros en el conocido como Pinar de Valdefuente, en la zona de La Genosa. Por la zona de Calabrez, parte sur-occidental del Concejo. Esta especie de pino es de porte alto, llegando a alcanzar incluso los 25 metros de altura. Sus hojas (perennes) tienen forma de acícula (aguja) y son de color verde oscuro. La corteza es de color muy oscuro, casi negro, lo que da nombre a la especie. Sus piñas están engarzadas a las ramas sin pedúnculo,  tienen forma cónica y sus escamas tienen forma de gancho.

Arce real.

Árbol esbelto de gran porte. De planta y figura elegante. Su corteza se agrieta de forma longitudinal con el paso del tiempo. Sus hojas se diferencian de las del pláganu por ser más finas y porque sus lóbulos son estirados y terminados en una punta definida.

Texu / Tejo.

El sagrado, venerado y honrado Texu. Cualquier ermita que se precie debe descansar bajo la sombra de un Tejo. De lento crecimiento, muy longevo y de hoja perenne. No muy alto, por lo general no supera los 20 metros. De forma piramidal, con copa bastante tupida. Su tronco es muy arrugado, gordo y corto y con corteza dividida en gruesos cordones longitudinales.

Tilar / Tilo.

Tilar / Tilo. Muy común en la región del Oriente de Asturias. En bosques, riberas y laderas de monte bajo. Existen dos especies, el de hojas pequeñas y el de hojas grandes. Ámbos son de porte alto, llegando a alcanzar incluso los 40 metros de altura y tronco recto. En los dos, sus hojas tienen forma acorazonada con los bordes en forma de sierra y terminando en punta. La corteza en ambos es de color gris y con grietas longitudinales. La diferencia se encuentra en, por supuesto, el tamaño de las hojas, en el color verde más oscuro y nervios más pronunciados en el ejemplar de hojas grandes.

Umeru / Aliso.

Aliso o humero. El más común de los árboles de riberas, donde aparece formando, habitualmente las conocidas aliseras.  Caducifolio. De porte medio, no supera los 25 metros, y copa amplia. Sus hojas son redondeadas  y oblongas (más anchas que largas), con borde dentado y de peciolo largo. Su haz es de color verde muy intenso y el envés verde claro. El tronco está forrado por una corteza de color gris parduzco escamas longitudinales.

Xamera / Negrillo (Olmo).

Elegante robusto y de gran altura (puede alcanzar hasta los 40 metros). Aparece en bosques de ribera asociándose a tilos, sauces y alisos. La copa es amplia y redondeada con un denso follaje. De hoja caduca, éstas son simples, de formación alterna y tienen forma ovalada y alargada con una base asimétrica y con su extremo terminado en punta. Con contornos aserrados, su haz es verde oscuro,  mientras su cara oculta es más clara con los nervios marcados. La corteza del negrillo  es, como en la mayoría de las especies descritas,  es gris parda y agrietada de forma longitudinal.