• General Search
  • Empresas
  • Ofertas
  • Blogs

Acantilados del Infierno, Ribadesella

Acantilados de Infierno, Ribasdese

Acantilados del Infierno, Ribadesella

Coordenadas GPS N 43 º 27. 590’, W 5º 01. 784’

Longitud. 5 kms, Duración. 1 hora 40 minutos, sin apenas desnivel

Dificultad. Baja.

(Apta Bicicleta DE MONTAÑA)

Bufones de Pría

Bufones de Pría

Circular

Ruta panorámica sobre la abrupta costa riosellana. Las vistas sobre los recortes, cuevas y salientes que forman el litoral son realmente impactantes. En alguno de los tramos nos parecerá estar literalmente colgados sobre el mar.

Inicio

Salimos en coche de Ribadesella por la As/263 dirección Llanes. Aproximadamente a 1,6 kms entre el campo de fútbol de Oreyana y el desvío a Collera veremos dos casas blancas, una a cada lado de la carretera. Antes de ellas aparece una estrecha carretera a nuestra izquierda que deberemos tomar. Tenemos que seguir las indicaciones que marcan la dirección a los acantilados del Infierno. A 1 kilómetro nos cruzaremos con la señal del Camino de Santiago, giramos a la izquierda siguiendo la carretera asfaltada hasta el área recreativa del Infierno. Aparcamos y nos ponemos en marcha.

Las primeras vistas después de subir unos metros por el camino, nos muestran al fondo la Sierra del Sueve con su pico más alto, el Pienzu y al Oeste el Monte Corberu que protege Ribadesella del cual sobresalen las puntas de La Atalaya y Borines.  En días claros la vista alcanza hasta Lastres y su faro.

Senda de pescadores

La senda no tiene pérdida en ninguna de sus primeras desviaciones ya que sólo son pequeños senderos utilizados por los pescadores. En 10 minutos llegamos a un rellano donde a la derecha se divisa un alto y marcado saliente. La Punta de Guadamía. Aquí la senda desciende bruscamente girando a la derecha. Un poco más abajo, deberemos girar a nuestra izquierda abandonado la pista principal. Después pasamos  pegados a los eucaliptos y al pinar que aparece a continuación.

A continuación del pinar, aparece una campa donde suele haber ganado vacuno o caballar suelto. Los animales suelen  estar protegidos por una cinta electrificada. Aquí, deberemos de pasar con precaución y  evitar tocar el cable.

A partir de este punto  la vegetación crece y puede llegar a ocultarnos el sendero, sobre todo en primavera y verano. Deberemos tener especial cuidado y no alejarnos en ningún momento de la línea de la costa.

El camino pasa pegado a una casa derruida para en poco tiempo alcanzar un cruce de caminos. Cambiamos el sentido de nuestra marcha para dirigirnos hacia el Sur,  alejándonos ahora sí, de la costa.

Camino de Santiago

El camino de carro formado por cantos rodados avanza entre praderías y eucaliptus para morir en apenas 15 minutos en el Camino de Santiago.

Volvemos a girar a la derecha, siguiendo el Camino que desemboca en la carretera que nos condujo hacia el área recreativa donde comenzó la pateada.